El punto del punto

21 marzo, 2010 en 3:00 PM | Publicado en Controles & Regulaciones | 5 comentarios


Hay varias cuestiones que nos pueden ayudar a definir posiciones sobre el establecimiento del muy comentado punto único de acceso a la red (NAP, por sus iniciales en inglés).

– ¿La mejora en rendimiento en la velocidad y capacidad de transferencia es suficientemente significativa como para constituir una mejora sustancial para los usuarios?

– ¿El ahorro para las operadoras de acceso a la red (proveedores de internet) puede significar aumento de rentabilidad y baja de las tarifas? ¿Se justifica que las operadoras hagan la inversión requerida?

– ¿Cómo se estructuraría el organismo que controlaría el NAP? ¿Sería CONATEL o CANTV? ¿Un organismo gubernamental ad hoc?

– ¿En ese caso quien contraloría al gobierno para garantizar el respeto a los derechos comunicacionales de los usuarios? (libertad de acceso y circulación a la informacción, acceso a repositorios de investigación, privacidad de las comunicaciones, participación en redes de conocimiento)

– ¿Qué mecanismos pueden utilizarse para garantizar que el PUAR (punto único de acceso a la red) no facilite el establecimiento de filtros de contenidos (por palabras clave) o dominios?

– ¿Qué características debería tener el plan de contingencia que se diseñaría para evitar que una falla en el PUAR dejara al país o algun sector incomunicado con el exterior vía internet?

– ¿Podría estar el PUAR bajo control de un organismo independiente del gobierno y de las operadoras que garantizara los derechos de los usuarios? Por ejemplo, una comisión conformada por especialistas de las universidades nacionales autónomas.

– ¿Qué requisitos deben cumplir las empresas involucradas en el diseño y operación del PUAR para que los ciudadanos tengan garantías de su capacidad técnica, su independencia política y su ética de negocios?

– ¿Podrían mantenerse 3 nodos diferenciados para comunicaciones vía internet de 1) Gobierno 2) Universidades y centros de investigacion 3) empresas privadas y usuarios particulares?

Abrimos el debate #todosenred

Anuncios

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. – ¿La mejora en rendimiento en la velocidad y capacidad de transferencia es suficientemente significativa como para constituir una mejora sustancial para los usuarios?

    No necesariamente. Habría que comenzar por definir qué es mejora a partir de un estándar de calidad de servicio, dentro del cual, la velocidad de conexión es sólo uno de los indicadores. La discusión puede incluir qué es preferible: un NAP que agilice las conexiones internas y enrute eficientemente las conexiones globales, o más ISP registrados que inviertan en la ampliación de ancho de banda, en el entendido de que la competencia ayuda a mantener la calidad del servicio y a reducir los costos por racionalización de la relación costo / beneficio. Más ISP sin un NAP pueden contribuir más eficazmente a la democratización de Internet que la lógica de racionalización del ancho de banda.
    Otros aspectos a favor de la apertura nuevos ISP:
    • Se mantiene la consideración de Internet como espacio privado, en términos de propiedad (relación proveedor-usuario)
    • Se restringe la regulación del Estado en cuanto a comisión de delitos y se deja claro que los delitos de opinión no son posibles en un espacio privado, por lo cual, la injerencia del Estado se limita a la garantía de los derechos civiles y políticos que pudieran estar afectados por el uso que de Internet hacen los usuarios.

    – ¿El ahorro para las operadoras de acceso a la red (proveedores de internet) puede significar aumento de rentabilidad y baja de las tarifas?

    Sí, pero el grado de discrecionalidad y de control que el NAP administrado por el estado abre para el Servicio restringe la competencia a los usuarios actuales y reduce sus posibilidades en el futuro.

    – ¿Cómo se estructuraría el organismo que controlaría el NAP? ¿Sería CONATEL o CANTV? ¿Un organismo gubernamental ad hoc?

    En principio, mi postura es contraria al NAP, pero en caso de haberlo, sugiero que el organismo de control sea tripartito (estado, usuarios y proveedores), con la Universidad como árbitro. Que el control se establezca sobre la base de unos principios acordados previa deliberación pública, y que la normativa de uso del NAP tenga en cuenta la legislación de los países donde esta modalidad existe.
    Quiero insistir en mi punto: legislar para controlar el acceso a Internet implica considerarlo como espacio de interés público, cosa que actualmente no es y cosa que creo no va ser, en el futuro próximo. No puede homologarse el tema de Internet como espacio público, con el del Servicio de Radio Televisión Pública, porque estos medios sí operan en el ámbito público administrado por el Estado (espectro radioeléctrico) y porque tradicionalmente así ha sido: la prensa moderna como foro público es una doctrina que nace con la Areopagítica de John Milton (1644), pero Internet no sólo no es espacio público, sino que es tan privado como puede serlo una prótesis (Mc Luhan, (1964), de allí que legislar sobre el diálogo en la Internet es hacerlo sobre una gran conversación de cuerpos difusos.

    – ¿En ese caso quien contraloría al gobierno para garantizar el respeto a los derechos comunicacionales de los usuarios? (libertad de acceso y circulación a la información, acceso a repositorios de investigación, privacidad de las comunicaciones, participación en redes de conocimiento)

    La instancia de control del NAP podría ser esa misma instancia, siempre y cuando sea lo más democrática posible, es decir:
    • Sus miembros tendrían que ser elegidos de entre las partes, usando a la misma red como espacio de deliberación, y no por la vía de la representación institucional, pese a que se trataría de representantes electos. Asimismo el árbitro
    • Sus miembros tendrían que ser revocables
    • Sus miembros tendrían que actuar incorporados a las instancias de control del Estado
    • El mecanismo de decisión de esta instancia tendría que mantener el respeto por la decisión de las minorías equilibrado con el derecho de las mayorías

    – ¿Qué mecanismos pueden utilizarse para garantizar que el PUAR (punto único de acceso a la red) no facilite el establecimiento de filtros de contenidos (por palabras clave) o dominios?

    • La prohibición expresa de hacerlo, sujeta a penalización, a las personas encargadas de la Instancia.
    • La prohibición expresa de esas prácticas en el seno de la Instancia
    • La garantía del derecho de la sociedad usuaria de Internet, a desconocer a la instancia de control cuando por sus acciones, ésta limite los derechos morales frente al Estado, de los usuarios.
    • La garantía del estado de Derecho que permita a los usuarios entablar demandas contra la instancia en los ámbitos civil, mercantil y administrativo en caso de que hubiere lesión de los derechos de los usuarios
    Pero insisto, más allá de mi escepticismo presente frente a la ley en Venezuela: es preferible que no haya NAP, es preferible que no haya control gubernamental sobre la Internet.

    – ¿Qué características debería tener el plan de contingencia que se diseñaría para evitar que una falla en el PUAR dejara al país o algún sector incomunicado con el exterior vía internet?

    No me siento en capacidad de responder a esta pregunta

    – ¿Podría estar el PUAR bajo control de un organismo independiente del gobierno y de las operadoras que garantizara los derechos de los usuarios? Por ejemplo, una comisión conformada por especialistas designada por especialistas de las universidades nacionales autónomas.

    Ya creo que abordé esta materia cuando hablé de la instancia: tripartita, con la Universidad de árbitro, así sea una comisión de expertos.

    – ¿Qué requisitos deben cumplir las empresas involucradas en el diseño y operación del PUAR para que los ciudadanos tengan garantías de su capacidad técnica, su independencia política y su ética de negocios?

    Creo que en principios los requisitos exigibles a toda empresa dentro del ramo: confiabilidad tecnológica, buen gobierno corporativo, capital suficiente para afrontar inversiones de corto y mediano plazo de envergadura en el país. Creo además que no puede ni debe aceptarse empresas cuyos directivos tengan ningún parentesco consanguíneo o por afinidad con ningún miembro del gobierno. Creo además que las empresas que inviertan en el NAP deben formar recurso humano en el país y aportar a las universidades capital de conocimiento tanto para generar los indicadores de evaluación del servicio como para generar el relevo de capital, eso en caso de que el PUAR se desarrollara.

  2. Hace tiempo veíamos con preocupación que para contactar un servidor en caracas desde maracaibo se pasaba por miami o alguna isla del caribe.

    Está bien que le demos solución a eso peeeeeroooo… será un único punto de fallo y es dejar en manos de unos pocos la potestad de hacer lo que mejor les parezca.

    Sí podría mejorar el costo al poder pagar en moneda de monopolio… ah perdón… bolívares… y así los operadores disminuyen sus gastos operativos y existe la remota e improbable posibilidad que mejoren los precios al usuario final.

    Sobre el control y potestad del estado para bloquear sitios opino que es un PERO sin necesidad de echarle vaina a este gobierno. Sólo piensa que no sólo este gobierno sino los que vendrán (gran incognita por cierto) tendrán el poder en sus manos de bloquear algún nombre de dominio, un blog, una red social… cualquier cosa.

    Que casualidad que justo cuando se ven los movimientos y declaraciones sobre la creación del punto único sale el presidente diciendo que Internet debe ser controlado. No sé… es mucha coincidencia.

    Igual, si lo hacen en par de semanas todos lo olvidaremos. Merecemos todo lo que nos pasa. Los Venezolanos somos demasiado despreocupados como para echarnos a morir porque callen voces.
    En un par de semanas olvidamos todo lo relacionado con las radios cerradas, rctv, etc. Medidas que se consideraron legales pero se entienden como ensañamiento con la voz crítica. Todo viene de la retirada de los bobolongos disque opositores de las elecciones a la AN la ves pasada. En la AN hacen las leyes que mejor les parezca y no hay cómo chistar. Aguante y más nada.

  3. Un punto único de acceso es una contradicción a la naturaleza y filosofía misma de Internet. Mientras más nodos nos conecten (a aquellos físicamente ubicados en Venezuela) a las líneas principales de Internet o “Backbones” mejores serán nuestras posibilidades de conección, puesto que siepre habrá una vía de acceso aún cuando las vías comunes estén saturadas o caidas. Una vía única no provee un acceso más rápido, por el contrario generaría un embotellamiento. Solo el aumento de nodos y vías de comunicación con otras zonas físicas de la red aseguran una mejor estabilidad en las comunicaciones y la velocidad de los datos.

    Por otro lado están las posibilidades de control y censura. Una vía única de salida le da la posibilidad de controlar todas las comunicaciones del territorio nacional al organismo que se encargue de administrar este cuello de botella, le dejo a otro las elucubraciones que de esto se pueden generar pero en el campo tecnico el “olfateo” de las comunicaciones representa siempre un retraso de estas en su llegada final a destino puesto que pueden ser congeladas mientras se escanean, ya sea para evitar la comunicación o para manipular el mensaje

  4. Preferiría no hablar de un NAP, a estas alturas, pero si se requiere debatir sobre el tema, van abajo algunos aspectos que se ocurre asomar, según algunas preguntas.

    – ¿La mejora en rendimiento en la velocidad y capacidad de transferencia es suficientemente significativa como para constituir una mejora sustancial para los usuarios?

    Resumo lo más sustancial de mi investigación sobre el tema, que me dio respuesta a esa pregunta, con respecto a la creación de un NAP en este momento:

    “…las nuevas tecnologías y el fortalecimiento del mercado mundial pudieran marcar una tendencia favorable en los precios internacionales y en la capacidad de respuesta para acelerar el tráfico en la red. Es probable que estudios más cercanos a la realidad actual lleguen a considerar que la inversión para la creación de un NAP ya no sea la única solución como se defendía a principios de los años 90”.
    Citando un informe al respecto: “Se asoman posibilidades alentadoras para mejorar la diversidad de opciones para la competencia en el acceso de banda ancha, pese al dominio de CANTV. Las nuevas tecnologías como WiMAX y BPL están teniendo éxito en Venezuela, por lo que el acceso de banda ancha puede llegar a ser menos dependiente de ADSL y la infraestructura de línea fija” (Paul Budde Communication, 2009).
    Con estas nuevas opciones, el tráfico de internet parece ser de menor peso para mejorar la velocidad y los precios finales.

    – ¿El ahorro para las operadoras de acceso a la red (proveedores de internet) puede significar aumento de rentabilidad y baja de las tarifas? ¿Se justifica que las operadoras hagan la inversión requerida?

    A propósito del intento infructuoso de crear un NAP en el año 2001, en un proyecto que involucraba a Casetel y Conatel, entrevisté para mi investigación a Carlos Sanoja, presidente de Castel en aquel momento (2009). Su respuesta, y mis añadidos pueden ayudar a responder esa pregunta:
    “Los operadores estuvimos de acuerdo en las condiciones de igualdad que Conatel solicitaba. Se velaron por esas condiciones, pero aparecieron los temas económicos. Se requería en aquel momento una inversión cercana a 80 mil dólares, Se hicieron reuniones con otros actores, pero al final del día todo dependía del apoyo de los grandes generadores de tráfico (CANTV y Telcel), puesto que el número de usuarios estaba concentrado en éstos. Entonces, los grandes revisan y siguen prefiriendo actuar de manera unilateral, algo comprensible desde el punto de vista del negocio. De esta manera cae el incentivo para hacer el NAP”.

    Las grandes empresas suelen tener su sistema de redundancia para garantizar la continuidad del servicio, lo que quiere decir que distribuyen su tráfico con varios carriers o vendedores de banda ancha, entre Estados Unidos y Europa. Siendo así, es comprensible que la creación de un NAP no luzca llamativo para aquellas empresas que ocupan gran porcentaje del tráfico de internet y que tienen resuelta la salida del paquete de datos a través de varios servidores internacionales. La inversión para la creación de un NAP estaría concentrada en las empresas más grandes, cuyos intereses no siempre alcanzan a ver el objetivo común por razones económicas.

    En su momento, el gran peso de CANTV como proveedor de servicio de comunicaciones, ha sido una condición importante para llegar acuerdos de inversión para un NAP. Si estuviese repartida la participación en el mercado, entre proveedores de proporcional peso, quizás los acuerdos económicos se hubieran dado.

    – ¿Cómo se estructuraría el organismo que controlaría el NAP? ¿Sería CONATEL o CANTV? ¿Un organismo gubernamental ad hoc?
    Sería preferible una comisión con representantes de la academia con incidencia en TIC, usuarios, Estado y Empresa. No obstante, debemos recordar que ésta, quizás sea una tarea difícil en el afán del Estado por mantener el control de las comunicaciones.
    En el borrador de reforma de Ley (afortunadamente descartada, según la AN) había un aspecto que asomaba el tema: “El órgano rector determinará la empresa del Estado que tendrá a cargo la instalación, operación y mantenimiento del punto de interconexión o punto de acceso a la red de los proveedores de servicios a internet”.

    – ¿En ese caso quien contraloría al gobierno para garantizar el respeto a los derechos comunicacionales de los usuarios? (libertad de acceso y circulación a la informacción, acceso a repositorios de investigación, privacidad de las comunicaciones, participación en redes de conocimiento)

    En años anteriores, la experiencia del NAP en otros países no ha sido pensada para controlar la información, sino para mejorar la calidad del tráfico de Internet y, en consecuencia, mejorar costos y calidad de servicio al usuario final. No osbtante, si un Estado quiere controlar la información, en la medida que tenga las condiciones para hacerlo, lo hará. Habiendo un punto de acceso a Internet administrado por el Estado, con una compañía del Estado que domina el número de usuarios de Internet, y exista la voluntad política de controlar la información, pues entonces será más fácil el camino para esta vía.

    – ¿Qué mecanismos pueden utilizarse para garantizar que el PUAR (punto único de acceso a la red) no facilite el establecimiento de filtros de contenidos (por palabras clave) o dominios?

    Preferiría no hablar de punto único. En términos legales, debe reconocerse que no se había planteado de esta manera. Los medios empezaron a hablar erróneamente en esos términos, creándose una cadena de repeticiones con esta (mala) idea.
    En el borrador de proyecto de Ley (que afortunadamemte ha sido descartado, según la AN) que alborotó el tema del NAP, decía:
    “El Ejecutivo Nacional creará un punto de interconexión o punto de acceso a la red de los proveedores de servicios de internet, con la finalidad de manejar el tráfico con origen y destino en el espacio geográfico de la República, al objeto de utilizar de manera más eficiente las redes del país dado el carácter estratégico del sector”.

    No decía punto único.

  5. Hello, its nice piece of writing concerning media print,
    we all be aware of media is a enormous source of data.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: